El masaje shiatsu

Escrito el 23/04/2019


El shiatsu es una técnica japonesa cuyos beneficios se basan en conseguir la correcta canalización de la energía vital (chi) mediante la presión en ciertos puntos clave de nuestro cuerpo.

Se originó en Japón aunque desciende de la tradición China. Es una antigua terapia que basa sus beneficios en conseguir la correcta canalización de la energía vital  (chi)  mediante la presión en ciertos puntos del cuerpo, esta presión se ejerce con los dedos  y las palmas de las manos.    

Existe constancia que en 1912 Tokujiro Namikoshi desarrolló una técnica de presión con los pulgares y las palmas de las manos para tratar la artritis reumatoide que padecía su madre.

 

            El shiatsu se basa en el principio por el cual el estado de salud de una persona dependerá de cómo fluya su energía vital por su cuerpo, este proceso se realiza por unos canales denominados meridianos. Sí se aplica cierta presión en esos meridianos podremos reconducir y mejorar la circulación de la energía.

 

Existen varias técnicas de shiatsu dependiendo de las partes del cuerpo mediante las cuales se ejerce la presión. La práctica del shiatsu ha evolucionado en diferentes lugares del mundo dando lugar a diferentes tipos.

 

El shiatsu clásico consiste en ejercer presión con los pulgares en un serie de puntos reflejos determinados por la fisiología del sistema nervioso, sin tener en cuenta los meridianos.

 

El shiatsu zen o keiraku fue fundado por el maestro Masunaga, utiliza los pulgares, las manos, los codos y las rodillas. Este tipo de shiatsu trabaja con todo el cuerpo y se centra en la teoría de los meridianos para regular, las carencias de energía (Kyo),  el exceso de la misma (Jitsu), y para lograrlo se utilizan dos técnicas que son apoyar (ho) y dispersar (sha).

 

El tao shiatsu se considera como una evolución de la tipología anterior y está orientado a tratar problemas a pacientes con problemas crónicos.

 

El shiatsu tiene múltiples beneficios ya que ayuda con los dolores musculares, dolores de espalda, así como lumbalgias o ciáticas, con la ansiedad, el insomnio, el estrés, la depresión o estados de nerviosismo, ayuda también contra las migrañas y contra las cefaleas, contra la fatiga y el agotamiento crónico, contra los problemas gastrointestinales y los trastornos relacionados con la menstruación y la menopausia.

 

A pesar de los múltiples beneficios que tiene el shiatsu también tiene contraindicaciones y no estaría indicado para las personas con enfermedades degenerativas y tumores malignos, hemorragias y lesiones externas y las inflamaciones y afecciones agudas, así como procesos infecciosos con fiebre.


2