Masaje de tejido profundo

Escrito el 07/05/2019


El masaje de tejido profundo es un tipo de masaje que se enfoca en las capas más profundas del tejido muscular.

 

Los orígenes del masaje de tejido profundo son relativamente recientes, ya que fue a mediados del siglo XIX,  cuando médicos canadienses desarrollaron por primera vez la técnica y en 1949, la doctora Therese Phimmer desarrolló las primeras pautas para la técnica, que expuso en su libro, “Muscles – Your Invisible Bonds”. A partir de ese momento, el masaje de tejido profundo  comenzó a encontrar su lugar en la medicina deportiva y la terapia física, como una forma de controlar el dolor crónico y tratar las lesiones de los tejidos blandos.

 

El objetivo de este tipo de masaje es liberar los patrones crónicos de tensión en el cuerpo a través de movimientos lentos y presión profunda con los dedos en las áreas problemáticas.

 

El masaje de tejido profundo se asemeja al masaje sueco pero con la diferencia en la aplicación de presión, ya que esta es más profunda y beneficiosa para soltar tensión muscular crónica. El enfoque es en las capas más profundas del tejido muscular, tendones y fascia.

 

Hacerse un masaje de tejido profundo es importante  ya que cuando los músculos están tensos, bloquean oxígeno y los nutrientes, lo que lleva a la inflamación que acumula toxinas en el tejido muscular. Este tipo de masaje ayuda a relajar los tejidos musculares, liberar toxinas de los músculos para que la sangre y el oxígeno circule correctamente.

 

El masaje de tejido profundo se realiza en aquellas personas que presentan, tensión crónica y contracturas en o el cuello, espalda baja y hombro. Este tipo de masajes también ayuda a aliviar el dolor crónico, la movilidad limitada, la recuperación después de una fractura, esguince o lesiones de tejido conectivo, problemas de postura, osteoartritis, fibromialgia y tensión muscular.