Masaje maya

Escrito el 21/06/2019


    El masaje maya abdominal es un conjunto de manipulaciones que se llevan a cabo desde hace cientos de años por mujeres especialistas de la medicina tradicional maya, las cuales están enfocadas a restablecer la fertilidad de la mujer.

 

    Los antiguos mayas fueron una cultura muy avanzada en astronomía y en medicina. Ellos consideraban al cuerpo como un templo sagrado al cual había que darle mantenimiento constantemente, fueras hombre o mujer, pobre o de clase alta. Por ello, no es difícil explicarse que los masajes fueran indispensables y constantes dentro de sus técnicas de curación, fertilidad, alivio de tensión.

A pesar de la variedad de técnicas, todas tenían en común dos cosas, la primera era que al iniciar cualquier masaje hacían una pequeña oración en náhuatl en la que les pedían a los dioses que los guiaran en el camino de sanación y la segunda era que por lo regular los curanderos por lo regular tenían sus propias hortalizas, llamadas Ka'anché, en las cuales sembraban las yerbas con las que impartirán los masajes.

Este tipo de masaje estaba dirigido especialmente, tanto a los antiguos guerreros mayas porque se trabajan estiramientos en las articulaciones, como a las mujeres que querían quedar embarazadas.

 

    El masaje maya proviene de la cultura que lleva el mismo nombre. Los curanderos tradicionales mayas usaban este masaje abdominal para reposicionar los órganos internos fuera de lugar y sobre todo, el útero, para mejorar la fertilidad.

 

    Según las parteras y curanderos mayas, algunos de los problemas reproductivos de las mujeres pueden ser el resultado de una mala posición de la matriz. Los órganos reproductivos fuera de lugar pueden obstruir el flujo sanguíneo y linfático y poner presión en el sistema nervioso, debilitando el equilibrio físico del área abdominal.

 

    El masaje maya es utilizado para guiar al útero a su posición original, aliviando así los síntomas que acompañan este problema.

 

    Este tipo de masaje también es usado por los hombres, especialmente para prevenir y tratar el agrandamiento de la próstata, ya que mejora el flujo sanguíneo y linfático a este órgano, previniendo la inflamación e hinchazón.

 

    Aunque el masaje maya es beneficioso, no debe aplicarse cinco días antes de la menstruación y durante la menstruación, durante el primer trimestre de embarazo si utilizas un dispositivo intrauterino, durante las seis semanas posteriores a un parto vaginal, durante los tres meses posteriores a un parto por cesárea y puede usarse con extremo cuidado en presencia de hernias.


2