Masaje tradicional chino

Escrito el 04/07/2019


    En el artículo anterior hablamos del masaje Tui na, este masaje se encuentra entre cuatro tipos del masaje tradicional chino, aunque el Tui na es el más conocido en occidente.

 

    En el masaje chino existen cuatro categorías, el masaje  es conocido como “AN MO”. “AN” significa apretar y “MO” friccionar. Estas son las dos técnicas principales en las que se desarrolla el masaje chino, aunque, cada categoría dispondrá de sus propias técnicas.

 

    Las cuatro categorías son: Pǔ Tōng Àn Mó (Masaje General), Diǎn (Yán) Xué Àn Mó (Masaje de Presión de Cavidades), Qì Àn Mó (Masaje de Qi) y Tuī Nǎ Àn Mó (Masaje de Empujar y Agarrar).

 

    Masaje General (Pǔ Tōng Àn Mó), es lo que en occidente se conoce como masaje relajante, este tipo de masajes no trata lesiones ni enfermedades, por lo que sus técnicas van a ser simples y no será necesario poseer amplios conocimientos de la medicina china, ni del sistema energético de los canales.

 

    Masaje de presión de cavidades (Diǎn (Yán) Xué Àn Mó), es conocido simplemente como Yán Xué que significa literalmente cavidad. Este masaje es muy parecido a lo que en occidente conocemos como acupresión o digitopuntura. Este masaje utiliza como técnica principal apretar (An Fa) y estrujar (Rou Fa) en puntos específicos de cavidades o en algunos que no son cavidades con el fin de restaurar la circulación de la energía (QI) en el cuerpo.

Los terapeutas que utilizan este masaje deben conocer en profundidad los canales de energía y las bases en que se fundamenta la medicina china, para elaborar un diagnóstico correcto y saber que tratamiento aplicar en cada caso y ha de tener la destreza suficiente para aplicar la presión correcta sin causar daño.  El Yán Xué Àn Mó es la raíz del masaje shiatsu japonés.

 

    Masaje de Qi (Qì Àn Mó), es conocido en occidente como “Wài Qì Liáo Fǎ”, en este tipo de masaje no existe un contacto directo con el paciente, no existe ni presión ni fricción, sino que a través de la emisión del QI (energía) por parte del terapeuta se busca regular el QI y mejorar la circulación de la sangre.

 

    Para poder emitir QI el terapeuta tiene una preparación muy rigurosa, con ejercicios que debe practicar diariamente con el fin de cargar energía para poder emitirla posteriormente. La eficacia del tratamiento dependerá precisamente del trabajo, del tiempo y del empeño que el terapeuta ponga en realizar los ejercicios de carga energética.